Archivo para el agosto, 2011

LAS MUÑECAS

Posted by

Del libro: JUEGOS TRADICIONALES BOLIVIANOS
Autor: ANTONIO PAREDES CANDIA
Investigador sobre el folklore boliviano

Notas y noticias sobre el origen de las Muñecas.-

En el diccionario de la lengua española, editado porla RealAcademia, se encuentra una diferencia bastante notoria en las acepciones de muñeca y muñeco. La primera, dice: “figurilla de mujer que sirve de juguete a las niñas”; y la segunda:”figurilla de hombre hecha en pasta, madera, trapos u otra cosa”. Si bien en la una se refiere concretamente al juguete y le da tal uso, en la otra, más extensiva, a más del juguete a toda réplica humana, cualesquiera sea su utilización. Dentro el folklore boliviano esta diferenciación es mas acentuada en razón de la riqueza costumbrista del país.

De tal manera que tanto la una como el otro son objetos hechos a imagen del hombre. En todas las civilizaciones, aun en las mas antiguas, se fabricaron figuras inanimadas, con finalidades diferentes, unas veces como imagen terrena de Dios, que el mismo hombre se vio obligado a reverenciar, y otras por simple acritud de entretenimiento con su propia imagen.

Los muñecos han tenido desde la forma clásica hasta la más absurda de las estilizaciones artísticas.  Cada pueblo ha copiado en ellos sus características, el vestido, su peinado, los adornos; y muchas veces ha sellado su idiosincrasia en un rasgo o actitud. La muñequería egipcia es un ejemplo as respecto, e igualmente las muñecas de Roma, Grecia y Asia Menor. “Percio refiere que las doncellas al casarse, las ofrecían a Venus””. Algo similar ocurre con una costumbre popular en Cochabamba, Bolivia: el pueblo en la festividad dela SantaVeraCruz, ofrenda al símbolo religioso-católico muñequitos pequeños pidiendo hijos las estériles, o rogando ya no tenerlos las de larga prole. En esta costumbre Venus es substituida porla Cruzde Cristo.  Y es sabido que “Muñecas articuladas se encontraron en las excavaciones de la antigua Ática”.  Y en nuestra Era son famosas las muñecas que se fabricaban en Nuremberg enla Edad Media.

Muñeca vaciada en yeso

Muñeca vaciada en yeso.

El estudio de la muñequería, en el orden de las artesanías populares de folklore de un determinado ámbito, ocupa lugar preferente, por lo mismo  que es el primer objeto que llega a las manos del ser humano. Preferido por el niño.  En la mujer refleja su instinto maternal y en el hombre desarrolla el sentimiento de protección.

En Bolivia, la muñequería tiene antecedentes precolombinos e hispánicos. Bertonio da el nombre de la muñeca en lengua aymará:  huahuacchuqui., palabra compuesta de huahua: párvulo; y ccchuqui: mecerlo en el regazo. Por otro lado es muy significativo que también exista la palabra que se refiera concretamente a la fabricación de muñecas: Huahuacchuquichata, que el mismo autor aclara que eran de trapo o de lodo. Y por ultimo el vocablo para designar el juego con muñecas: Huahuacchuquiafitha . (Ludovico Bertonio: Vocabulario de la lengua aymará). De donde se colige que en el antiguo Kollasuyo existieron las muñecas y la llegada de los españoles no hizo más que ahondar esa costumbre, que no era novedad para los aborígenes.

En España la muñequería fue una industria que ha dejado “valor de documentación….respecto a la época en que se fabricaron”, (Juan Subias Galter; “El Arte Popular en España” Editorial Seix Barral S.A. Barcelona 1948. Pag. 132). La famosa colección de María Junyet, de Barcelona nos da una muestra cabal de este arte popular en la península, pues se guardan muñecas de los mas diversos materiales con atavíos de época pertenecientes a los siglos XVII, XVIII y XIX. El mismo autor escribe:”desde la muñeca de marfil hallada en la necrópolis romana de Tarragona…….hasta aquellas otras vestidas a la moda del postrer tercio del siglo pasado, pueden abrir y cerrar los ojos, usar impertinentes, abanicarse e incluso danzar a los sones de una cajita de música que se oculta en su interior.”

Muñeca de madera de Cochabamba, torneada y policromada

Muñeca de madera de Cochabamba, torneada y policromada.

Bolivia, heredera de ambas culturas, tiene variedades singulares en este capítulo del arte popular. Fabrica su muñequería en diferentes materiales: muñecas de trapo embutidas con otros materiales, aún quedan algunos ejemplares pertenecientes a los periodos colonial y primer siglo republicano; variedades muy semejantes aun se fabrican en la ciudad de La Paz; o de yeso vaciado comunes en Oruro, Cochabamba, Sucre o mas propiamente en la parte occidental del territorio patrio; de pita en las regiones de Carangas, donde se les da doble utilización, como objetos para brujerías y también como juguetes de niños; de madera y caucho , en Santa Cruz, Beni y Pando, de cerámica, cera y quissa de durazno en el departamento de Cochabamba. En Sucre, bellísimos ejemplares de masa cruda, trapo y tejidas y por último en Potosí, muñecas de dulce y de almendras. Y en todo Bolivia las famosas muñecas de pan, elaboradas para la fiesta de Todos los Santos. Como podrá observarse la muñequería es industria extendida en todo el territorio, pese a que en la mayoría de los casos pertenece a ocupación domestica o pequeña industria de capital ínfimo, que para supervivir tiene que  enfrentar dificultades de toda índole.